Jardín Efímero, Bilbao


La solución al concurso de arquitecturas efímeras son unos árboles multicolores que además de servir de cobijo a los puestos y compradores formarán una serpiente de planos coloreados que darán mucho carácter al mercado.

El elemento es muy sencillo (ver esquema anexo) se compone de:

1. tronco de acero galvanizado apoyado en una chapa con dos lastres de hormigón.

2. ramas de acero galvanizado atornilladas al tronco.

3. hojas de policarbonato de colores sujetas por las ramas.

Los puestos se articulan a partir del tronco del árbol, dejando así libres los dos lados de la calle para el paso de gente y acceso a comercios y portales.

La lluvia se recoge en un canalón y se evacua por pequeña bajante para evitar las molestas goteras a los comparadores.

Las cubiertas de policarbonato celular protegen del sol y de la lluvia, dando una sensación de luz tamizada a través de hojas de colores creando un ambiente muy agradable y optimista.

Los elementos se podrán iluminar con una luz indirecta a modo de pantalla y utilizar en las noches de verano o en Semana Grande.

La idea es muy comunicativa, fácilmente reconocible para la gente.

Sería como instalar un jardín efímero con grandes plantas de colores que florecen los sábados y luego se van.

Espacialmente sería como pasear bajo un boulevard. La trama urbanística de Bilbao se verá alegrada con estos elementos, que conforman un boulevard muy teatral.

Los materiales básicos solo son dos, el acero galvanizado y el policarbonato de colores. Ambos son muy resistentes a la intemperie, por lo que su duración es mucho mayor que lo exigido en el concurso.

Así mismo al ser desmontables como un mecano, se transportarán fácilmente. Cada árbol se numera y las piezas se atornillan sencillamente (ver panel).

Otra ventaja es la autonomía de los elementos respeto de las fachadas, cada árbol es autoportante, como si fuera un paraguas.

Al tener un solo mástil (tronco) su impacto funcional de cara a la circulación de la gente es mínimo.

Además el vendedor da la espalda al tronco y es así como se articulan los puestos, liberando así, el resto de la calle para los clientes.

Lugar y Año del Concurso:Jardín Efímero, Bilbao Febrero 2009
Arquitecto:Ramón Ruiz-Cuevas Peña
Colaboradores:Mark Beston, Joseba Aranzabal
Promotor:Asociación Dos de Mayo