Piscinas de Verano, Zizur Mayor


El Ecodiseño se fundamenta en el ahorro de energía, materiales y emisiones de CO2 a la atmósfera.
La primera medida que tomamos en el Concurso es la conservación del vaso Olímpico; esta en buen estado, no tiene perdidas, tiene desbordamiento perimetral y supondría un ahorro económico importante que se podría emplear en la mejora de otros aspectos de la instalación. Rehabilitar también es sostenible.
En este vaso se instalará un pantalán móvil que servirá para dividir el gran vaso en tres paredes con tres actividades diferentes.
También se puede mantener la sala de instalaciones actual ampliándola hasta el paseo, por donde accederán los productos químicos, el mantenimiento, cambio de filtros, etc. Habrá una ventilación natural cruzada en la sala.
Otro objetivo fundamental de la propuesta es el de dar servicio a todos los segmentos poblacionales.
Las piscinas se adaptan a los distintos usuarios según edades y diferentes formas de uso, lúdico, deportivo, terapéutico, formativo, etc.
Zizur Mayor tiene 14.000 habitantes y un día de verano pueden asistir a las instalaciones 3000 personas que se repartirán por segmentos poblacionales a lo largo de la amplia zona verde.

Los colectores solares que se ubican en los “árboles artificiales” servirán para calentar el vaso que hemos denominado termal, que podrá tener una temperatura más alta y zonas de chorros terapéuticos. Será ideal para todas las edades, especialmente para las personas mayores. En este vaso potenciamos la accesibilidad.
Se planteará la posibilidad de recuperar el calor del agua de renovación.

El diseño de los diferentes vasos responde a estas demandas de ocio y deporte.
El hecho de subdividir el gran vaso olímpico existente en tres zonas posibles de uso es determinante a la hora de una respuesta simultanea a esa demanda.
Se proyectan diferentes vasos con diferentes formas, temperaturas y profundidades.

El principal objeto es el entronque con el elemento natural existente. Suavizamos los bordes, disminuimos la playa y prolongamos la zona verde hasta el epicentro de los vasos de la piscina.

Este diálogo con el elemento natura existente no solo se circunscribe a los árboles artificiales, prolongación de los álamos, sauces, plátanos y castaños sino que se extrapola a los propios materiales de la obra.

La separación de las playas es de madera tratada, su pavimento es de hormigón impreso, imitando piedra, color ocre. El color del revestimiento de los vasos será blanco, con lo que el color del agua será turquesa, muy atractivo para los usuarios.
Estas recetas ya han sido empleadas en instalaciones públicas de Vitoria con mucho éxito.

Los “árboles artificiales” que proyectamos soportan los colectores solares y dan sombra. En el mayor de los mismos se ubica el socorrista que puede controlar todos los vasos. La disposición de estos elementos sigue las mismas leyes que los árboles existentes junto al camino.
El camino une de una forma natural las dos edificaciones que podrán albergar aseos, botiquín, cafetería, etc.

Lugar y Año del Concurso:scinas de Verano, Zizur Mayor Julio 2009
Arquitecto:Ramón Ruiz-Cuevas Peña
Colaboradores:Mark Beston, Joseba Aranzabal
Promotor:Ayuntamiento de Zizur Mayor