Haurreskola Municipal , Etxebarri


Los niños desde que nacen son perfectamente conscientes de la luz y de la relación con la naturaleza por lo que la idea principal de este proyecto ha sido buscar el sol integrando el edificio en el entorno.

Para ello se divide el programa pequeños pabellones independientes abiertos hacia el sur y rodeados de árboles.

La respuesta es muy sencilla: una pastilla que sigue la geometría de la calle y el edificio existente y alberga el variado programa.

Y por otro lado buscando el sol del sur y el este, los 6 módulos de aulas que se alternan con patios y árboles.

La forma de estos volúmenes está diseñada especialmente para integrar la captación de energías renovables en la arquitectura.

Cada módulo tiene un patio delante con un árbol de hoja caduca donde los niños en invierno disfrutarán del sur y en verano de la sombra.

Todos los módulos de aula se unen por un corredor acristalado que a modo de claustro vertebra la circulación de la Haurreskola.

Los materiales son el hormigón armado, el vidrio, el aluminio y para el forro de las fachadas de los módulos de las aulas empleamos la madera de cedro rojo del Pacífico (Thuja Plilata)

Los patios de juego tienen unos lucernarios esféricos de colores que a modo de grandes pompas de jabón tamizan la luz solar produciendo un juego de colores.




La fachada oeste del volumen principal de la entrada estará protegido por lamas verticales, que además de atemperar el sol de poniente darán un carácter estético a la llegada al centro.

En las fachadas sur, se proyecta un brisoleil vertical que permite el paso del sur en invierno y lo impide en verano. Este efecto de control de luz y temperatura en esta fachada también lo hacen los árboles de hoja caduca.

Lugar y Año del Concurso:Haurreskola Municipal , Etxebarri Septiembre 2009
Arquitecto:Ramón Ruiz-Cuevas Peña
Colaboradores:Mark Beston, Joseba Aranzabal
Promotor:Ayuntamiento de Etxebarri